ESPOSA

No sé qué hacer. ¿Qué debo hacer? ¿Qué es lo que una esposa necesita hacer aquí, en este momento? Te encontré a ti. A la mujer que he soñado. Tú… me trajiste hasta aquí. Vine por, porque, porque tu felicidad es mi ahogo en las noches que hay un hoyo negro. Te siento tanto que: me topé de frente contigo. Eres… eres una parte de mi.

AMANTE

No. Sí… no.

ESPOSA

No estoy hablando de los cuerpos.

Hablo de nuestra intimidad. De lo más propio. De lo que necesitamos. Y amamos. De las razones que… que hacen latir nuestro corazón. Ni modo. No te gusta. A mi tampoco. Yo no te escogi. Ni tú a mí. Pero ¿ves?, la coincidencia nos amarró.

AMANTE

No hay un nudo entre nosotras, tenemos un hombre en común.

ESPOSA

Diferencias. Tiempos. Propósitos. Tú quieres, necesitas algo muy distinto a lo que yo tengo.

ESPOSA

Tenemos.

AMANTE

Tú eres tú, yo soy yo. Nos encontramos en la calle. Eso es todo

AMANTE

Tú seguirás siendo la esposa, la mujer de la casa, con la estabilidad, con una familia, propiedades. A ti la estabilidad te tocó y te cuida. Yo vengo de la nada y terminaré en la nada. No tengo cosas, no tengo personas, no tengo ideas fijas, no tengo que comprometerme a nadie. No tengo. Simplemente no tengo. Sentirte parte de mi no te conviene, ni pensar que nos amarró lo que sea que nos trajo hasta ésta coincidencia. Yo soy un pedazo. Tú eres una línea continua. Y en esa línea van a terminar los dos. Sin mi.

ESPOSA

Posiblemente no vuelva a verte, pero es imposible olvidarte. Tú vas a dejar de existir hasta que yo me muera. Porque todos, todos los días me voy a acordar de ti.

AMANTE

Este encuentro puede ser algo que pasó. Y como todo lo que pasa, se va, pasa, se va. Bórrame.

<< volver a EXTRACTOS

Close
Go top