(Adaptación de Troilo y Crésida de Shakespeare)

CASANDRA

Y esto va a enfurecer a todos los troyanos de tal modo, que las reglas y protocolos de guerra se van romper, todos van a violar los mínimos principios de humanidad, y la matanza será implacable. Lo más cruel y sanguinario que nunca se verá. Estarán todos enloquecidos por el dolor. Y la única solución a esto es algo más arcaico que la locura: el bárbaro saqueo de Troya. Es tan horroroso y terrible que no tengo palabras para describirlo. No conozco el nombre de esa tragedia humana.

Los únicos sobrevivientes somos Ulises, Agamenón y yo. Ulises tarda muchos años en regresar a su casa, porque lo embrujan en una isla zombi. Agamenón me va a llevar como trofeo a su casa, soy su concubina vidente y le parece muy fashion. Me presume. Su esposa, una señora que nunca lava platos, me va a gritar ¡tantas cosas! Y nos va a engañar, va a ponernos una trampa, en la que morimos. Mañana. El principio de todas las calamidades posibles.

TERSITES

Mientras todo esto se cumple…

CASANDRA

Todo iba bien en Troya… si mis hermanos no se hubieran enamorado de esas griegas libertinas.

TERSITES

Me apuro. A mí me quedan algunas cosas por hacer en mi apreciado night club. La primera de ellas: espiar a Diomedes y Crésida en su erótica velada. No soy el único voyeurista: somos un club, pagamos elevadas cuotas por las membresías. Y después, en soledad y sin negocio: seré un silencioso testigo de cómo, esta noche, griegos y troyanos (todos esos hombres de abajo, insignificantes) nos abrazamos con la mayor de las dignidades (hipócritas) antes de la inefable matanza de mañana… Donde ninguno de los abrazados: sobrevivirá. Empezando por mí. Y, si tengo suerte, mi despedida de este mundo puede ser: bella.

<< volver a EXTRACTOS

Close
Go top